Click para restablecer imagen

La gira de Francisco en México es un desafío a las mafias que carcomen a Centroamérica

El Papa que deben reconocerse las raíces amerindias para no quedarse en un enigma irresuelto. Hay que construir una política auténticamente humana y una sociedad en la que nadie se sienta víctima de la cultura del descarte

(ATEOR) Frases contundentes del Papa Francisco en su visita a México, dejan un sabor de nostalgia ante un país signado por la desigualdad y el flagelo de la corrupción en todas sus formas. El pontífice se hizo eco de la difícil situación social que enfrenta México y brindó un discurso duro tanto a la clase política como a los religiosos.

Destacó con fuerza que el narcotráfico es una metástasis que devora. Y a la clase política lanzó un misil ético-moral que ha calado profundamente en el sentir del pueblo mexicano. "La experiencia nos demuestra que cada vez que buscamos el camino del privilegio o beneficio de unos pocos en detrimento del bien de todos, tarde o temprano, la vida en sociedad se vuelve terreno fértil para la corrupción, el narcotráfico, la exclusión de las culturas diferentes, la violencia e incluso el tráfico de personas, el secuestro y la muerte, causando sufrimiento y frenando el desarrollo". Luego sentenció "Hay que construir una política auténticamente humana y una sociedad en la que nadie se sienta víctima de la cultura del descarte, Dios les pide una mirada capaz de interceptar la pregunta que grita en el corazón de vuestra gente".

Otro de los puntos clave en el mensaje de Francisco fue el que dirigió a la estructura de la iglesia católica en México, una de las más ortodoxas del continente americano, cuando señaló: "Sean obispos de mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso. No le tengan miedo a la transparencia. La Iglesia no necesita de la oscuridad para trabajar. No se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa. No pongan su confianza en los carros y caballos de los faraones actuales".

Finalmente se pronunció a favor de los pueblos originarios de México destacando la importancia que tiene el desarrollo de una cultura de inclusión impostergable de los indígenas y de reconocimiento histórico inminente expuso: "México tiene necesidad de sus raíces amerindias para no quedarse en un enigma irresuelto. Los indígenas aún esperan que se les reconozcan efectivamente la riqueza de su contribución y la fecundidad de su presencia, para heredar aquella identidad que las convierte en una nación única y no solamente una entre otras."

Francisco I señaló que no se debe considerar a Dios como algo exclusivo, al decir “Dios es nuestro Padre, no mi Padre, ni es tu padrastro, es nuestro Dios”.

14 dE febrero dEl 2016
Movidagrafica Argentina: Agencia de Marketing y Publicidad en Argentina para toda Latinoamérica | Movidagrafica Colombia: Agencia de Marketing y Diseño Web en Bogotá, Colombia